Author: David Berzal Palacios

04 Abr MATAR AL OÍDO (MATAR AL PADRE)

Según la mitología griega, Edipo (cuyo significado es pies hinchados) era un rey mítico de Tebas, hijo de Layo y Yocasta que, sin saberlo, mató a su propio padre y desposó a su madre. Según la misma mitología, Electra, hija de Agamenón (rey de Micenas) y Clitemnestra, vengó a su padre, quien fuera asesinado por Egisto, amante de Clitemnestra. Unos precursores en temas de igualdad estos griegos, pero no quería hablaros hoy de esto. Fue Sigmund Freud el que utilizó por primera vez en 1910 en su afamada teoría del psicoanálisis el conocido como Complejo de Edipo (igualmente podía haber utilizado el Complejo de Electra) para referirse al conjunto complejo de emociones y sentimientos infantiles caracterizados por la presencia simultánea y ambivalente de deseos amorosos y hostiles hacia los progenitores. Se trata de un concepto central de la teoría psicoanalítica de Freud. Matar al Padre es la figura metafórica que utilizaba Freud para expresar el momento en el que las personas maduramos y dejamos a los padres apartados. Pues trasladando esta metáfora al mundo de la locución, Matar al Padre se convierte en Matar al Oído. Así dicho parece algo incomprensible. ¿Matar al oído? ¿Pero eso qué es? Pues se trata simplemente de no escucharse. Es fácil decirlo, pero complicado hacerlo. El locutor (como cualquier persona) tiende a gustarse. A gustarse cada vez más además. Es decir, locutas una pieza y te preocupas de cómo suena. El peligro comienza cuando esa preocupación ocurre durante la grabación. Dedicamos parte de nuestro cerebro, una parte más grande cuánto más nos gustamos, a escucharnos al mismo tiempo que estamos grabando. Y eso es un error. Nuestras neuronas tienen que estar enfocadas durante nuestro trabajo a transmitir los sentimientos adecuados, a interpretar el texto como nos han indicado, a analizar las imágenes y la música de la pieza, etc. Pero nunca a escuchar cómo sonamos. Eso sólo nos distraerá de nuestro objetivo final, que como siempre debe ser realizar un servicio de calidad dando a nuestro cliente la locución que desea. Además, una locución nos quedará mejor, más real, natural, más cargada de contenido y mensaje, cuanto menos nos preocupemos de cómo suena. Por todo esto, un punto importante en la carrera de un locutor, un punto clave diría, es cuando deja de escucharse a sí mismo mientras locuta. Cuando se concentra en lo que es importante (ya habrá tiempo para escucharse después). En definitiva, cuando MATA A SU OÍDO. Una buena práctica para “matar a tu oído” consiste en locutar textos que haya que interpretar pero que al mismo tiempo tengan un ritmo rápido. Va todo tan deprisa en este tipo de locuciones que no tendrás tiempo para escucharte, casi ni para respirar.

Read More

24 Ene LA MIRADA DE CLOONEY

Hace un tiempo que un compañero locutor me dijo esta frase: “La verdad está en la mirada”. A mí lo primero que me salió contestarle fue: “Ya, cachondo. Y en el corazón”. Y no es verdad. Bueno, o sí, pero no es de lo que quiero hablar en este post. Lo que quiero decir es que no sabéis cuánta verdad hay en la afirmación de mi compañero. Como ya comenté en algún post anterior, la clave para una buena locución está en la interpretación. Sí, la técnica, la respiración, que suene bien (en un post posterior hablaré sobre lo útil que es dejar de escucharse a uno mismo cuando está delante del micrófono), son temas importantes. Pero sin duda alguna, para conseguir transmitir la verdad que el texto requiere la pieza angular es una buena interpretación. Y la interpretación, la verdad por tanto, está en la mirada. Quizás no os hayáis fijado pero vuestros ojos cambian cuando decís una cosa u otra. Cuando estáis enfadados, felices, eufóricos o histéricos. Amables o serios. Tranquilos o desprendidos. Claro está que no cambian de color… eso sí que estaría bien. Pero cambian su posición y su brillo, el punto al que miran o la forma más achinada o redondeada. Y no sólo cambian los ojos, también toda la piel alrededor, las famosas patas de gallo y el entrecejo, se mueven de forma acompasada y armoniosa con el sentimiento que estamos transmitiendo. Por eso, y siguiendo con los buenos consejos que aquel compañero y amigo me dio, descubrí que hay que estar más atento a los ojos de las personas, de los grandes actores y actrices, que al movimiento de su boca. ¿Queréis más ayuda? Fijaros en alguien determinado e intentar imitarle. En mi caso era fácil, elegí a George Clooney. Por edad y timbre de voz era el más adecuado. Me gustaría decir también que por parecido… Y eso fue lo que intenté hacer en la locución que os dejo hoy. Un spot para la marca Bla Bla Car donde me dijeron que buscaban amabilidad y cercanía con el cliente. Y qué mejor que pensar que era George Clooney invitando a un exquisito café de cápsulas. En definitiva, para realizar una buena locución que consiga transmitir lo que el creativo te está demandando, que consiga transmitir los sentimientos y sensaciones que el texto requiere, la técnica, colocar la voz, la dicción, la sonrisa, mueca de tristeza, etc, son importantes. Pero la verdad está en los ojos.

Read More